Michelle Jenner en La Bella y la Bestia de A3, por Alejandro Caveda

Michelle como Miranda de la Bella y la Bestia (2014)

Michelle Jenner como Miranda, la Bella

Aunque gracias a Walt Disney pensemos que todos los cuentos que empiezan con un “Érase una vez” terminan necesariamente con un “Y fueron felices para siempre”, no siempre fue así. En origen, muchos de estas narraciones infantiles eran historias crueles capaces de estremecer a los más templados, tal y como reflejó de forma magistral Neil Jordan en su película En compañía de lobos (1984) o más recientemente Terry Gilliam en El secreto de los hermanos Grimm (2005) donde el realizador de filmes de culto como Brazil (1985) o 12 Monos (1995) nos ofrecía un vistazo a la aterradora realidad que se esconde a veces tras estas historias, en apariencia tan políticamente correctas. Tal es el mérito de Cuéntame un cuento, la miniserie de 5 episodios, producida por Cuatro Cabezas para Antena 3, y que recicla – con un estilo más adulto del que Disney nos tiene acostumbrados – algunas de estas historias clásicas, como Los tres cerditos, Blancanieves, Caperucita Roja, Hansel y Gretel o la aquí nos ocupa: La Bella y la Bestia, transmutados ahora en personajes de nuestro aquí y ahora cotidianos. Una actualización en toda regla que, no obstante, ha intentado respetar la esencia original de cada cuento, aunque con cierta manga ancha a la hora de adaptarlos a la estética propia del siglo XXI.
La Bella y la Bestia, en concreto, parte de la misma premisa que otras adaptaciones previas de la historia (no sólo la de Disney, sino también la de Jean Cocteau de 1946), aunque conscientes de la necesidad de estirar la trama hasta los 60 minutos que dura el episodio, por un lado, y de darle un aire nuevo y más original, por otro, los guionistas han añadido referencias más o menos veladas a otras obras clásicas del cine y de la literatura recientes, como Rebeca, de Daphne DuMaurier (esa ama de llaves, obsesionada con el recuerdo de su difunta señora), o Las Diabólicas (las adaptaciones cinematográficas, y también de la novela original de Thomas Narcejac y Pierre Boileau) con algunos toques de El fantasma de la Opera de Gastón Leroux e, incluso, de Abre los ojos de Amenabar; referencias todas ellas que, lejos de desvirtuar el producto, lo enriquecen, al darle una cierta introspección psicológica a un argumento – por lo demás – de sobras conocido.
Yendo a aspectos más concretos, el episodio tiene un arranque notable, el cual se mantiene más o menos estable durante la primera mitad del mismo, a medida que se va creando una atmósfera de misterio y desencuentros pensada para captar desde el primer momento la atención del espectador. Notable es también la ambientación, al lograr convertir una mansión de diseño vanguardista en la versión 2.1 del clásico caserón encantado propio de la novela y el cine góticos, donde nada es lo que parece y sombras misteriosas se pasean por los pasillos al caer la noche, en la mejor tradición de Dark Shadows. A destacar ese triángulo desde el más allá formado por Laura Pamplona y la pareja protagonista, a la que dan vida Michelle Jenner como Miranda (la Bella) y Aitor Luna como el amargado (y a la vez vulnerable) Iván (la Bestia). Luna – el nuevo capitán Alatriste de Mediaset España – aprueba con soltura el reto de dar vida a un personaje tan complejo como Iván, que a lo largo del episodio va evolucionando desde su prepotencia inicial a la amargura tras el accidente para alcanzar por fín la redención gracias al amor de Miranda, magistralmente interpretada por una Michelle Jenner a la que el papel le viene como anillo al dedo, como bien intuyeron los Beatles al hacer que su nombre rimase con “Ma belle”. La cámara la adora y nos obsequia con frecuentes insertos y primeros planos de su fascinante mirada y de sus labios, en un nada sútil empeño por ponernos en la mente del protagonista y que compartamos la atracción que este empieza a sentir, poco a poco, por la joven; atracción que es también parte y causa fundamental de esa redención a la que aludíamos poco antes.
Sin embargo, llegados a la segunda mitad del episodio, la acción se precipita, como si los guionistas fuesen repentinamente conscientes de que el final está a la vuelta de la esquina y hay que dejarlo todo atado y bien atado, lo que conduce a una resolución un tanto anticlimática por lo que no nos cuenta. ¿Cuál es la naturaleza exacta de la relación entre Miranda y el inspector Romero? ¿Por qué tiene este el número de la joven en su móvil? Y cuando esta le llama para pedirle ayuda ¿por qué acude sólo, sin refuerzos ni ninguna otra clase de apoyo? Pequeños enigmas que no restan interés al desenlace, mucho menos cerrado de lo habitual en este tipo de relatos, e incluso algo ambigüo, como atestiguan esa rosa puntiaguda y esa gota de sangre que derrama Miranda al final de la historia, y que no dejan de recordarnos que a veces (como bien decía Mecano) el verbo “Amar” también es el principio de la palabra “Amargura”.

Miranda e Iván, la Bella y la Bestia

Miranda e Iván, la Bella y la Bestia

Addenda:

Cuentame un cuento ya está disponible en bluray y DVD.

Sobre el autor:

AcavedaAlejandro Caveda es un educador, bloguero y teórico del munco del cine, la literatura y otros aspectos de la cultura popular. Es colaborador habitual de la Semana Negra de Gijón, además de haber escrito para diversas páginas web como Esencia Cine, Literatura Prospectiva, Tebeosfera o el Sitio de Ciencia Ficción. En lo personal se reconoce admirador de Michelle Jenner, La guerra de las galaxías y las novelas y relatos de Tim Powers, por ese orden.

Aviso legal:

Este artículo es © de su autor, el cual ha tenido la gentileza de escribirlo para MichelleJenner.com, y se publica aquí con su permiso expreso.

Deja un Comentario

 

 

¿ Cuánto da la suma de 4 + 6 ? (obligatorio)

Deja tu comentario. Puedes utilizar estos HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*


¡ Gracias por tus comentarios ! Spam, insultos, ... se borrarán.

Regístrate en Gravatar para mostrar tu imagen junto a los comentarios de este y muchos otros blogs